Karol Espinoza.20 agosto, 2019

La familia liguista está luto debido al fallecimiento este martes, a las 11:55 a. m., del exdelantero Álvaro Rojas Espinoza.

Curiosamente, Rojas cumplió 100 años el pasado lunes 12 de agosto y dejó este mundo con la tranquilidad de cumplir el deseo de ver a Alajuelense celebrar los 100 años de fundación, el pasado 18 de junio.

10 años duró la carrera deportiva de Rojas, quien se retiró del fútbol a los 25 años.
Rojas era delantero y jugó en los tiempos cuando se usaban cinco atacantes. Cortesía José Antonio Pastor
Rojas era delantero y jugó en los tiempos cuando se usaban cinco atacantes. Cortesía José Antonio Pastor

Marco Antonio Rojas Jenkins, hijo menor de don Álvaro, contó que su papá estaba muy bien de salud y lúcido, pero hace tres meses contrajo una enfermedad que lo consumió.

“Él era tío de Alejandro González, exportero de la Liga. Su hermano, Jorge Rojas, fue seleccionado nacional y jugaron juntos en la casa manuda.

"Mi papá fue presidente de la Fedefútbol en cuatro periodos (1963, 1964, 1969 y 1973), ministro y viceministro de Agricultura, así como diputado”, indicó don Marco sobre su papá, quien fue ingeniero agrónomo.

Rojas enviudó hace 10 años y aunque tuvo tres hijos y una hija, esta última murió hace cinco años.

Su fallecimiento sucedió en su casa de habitación en Escazú y sus funerales serán este miércoles, a las 3 de la tarde, en la catedral de Atenas.

Antes, a la 1:30 p. m., la Municipalidad de Atenas le hará un homenaje, ya que era oriundo de la zona.

“Su meta era llegar a los cien años igual que su querido equipo Alajuelense, él decía que tarde o temprano iba a llegar el campeonato para el equipo”, añadió don Marco.

Así informaba la prensa sobre Rojas. Cortesía José Antonio Pastor
Así informaba la prensa sobre Rojas. Cortesía José Antonio Pastor

Rojas fue campeón con los rojinegros en 1939, 1941 (campeones invictos) y 1945, jugó en los años donde se atacaba con cinco delanteros y su puesto era lo que hoy se conoce como volante de llegada.

En una entrevista publicada por el sitio web manudo, el 12 de agosto anterior, día del nacimiento de Rojas, el señor comentó lo siguiente:

“Los tiempos han cambiado y yo jugaba en una época en la que había demasiado amor por los colores. No es que ahora no lo haya, pero es diferente. Yo lo que les pido a los jugadores es que entreguen todo siempre… Yo no me pierdo ningún partido, aquí los veo tranquilito”,señaló don Álvaro.

Don Marco señaló que su papá dejó 12 nietos y pese a que no lo vio jugar, le contaban que era muy rápido y habilidoso.