Karol Espinoza.24 agosto, 2018
María del Mar y Erick tienen más de tres años de ser pareja. Cortesía María del Mar Aguilar
María del Mar y Erick tienen más de tres años de ser pareja. Cortesía María del Mar Aguilar

Erick Marín, defensa de Guadalupe, está internado esta semana en el hospital Calderón Guardia recibiendo la segunda sesión de quimioterapia por un ganglio que la apareció en la zona del pecho.

El futbolista, quien se caracteriza por su enorme barba y cabellera, debió despedirse de ambas estos días por culpa de ese tratamiento, algo que tocó los sentimientos de María del Mar Aguilar, pareja del defensa desde hace más de tres años, quien decidió raparse su larga melena como muestra de solidaridad con su amor.

“Fue una cuestión de apoyo para que él sintiera que no se ve mal para nada, que se ve hermoso y que el pelo crece. Que con o sin pelo seguimos siendo los mismos, que con o sin pelo sigo con él al cien por ciento y lo sigo amando”, indicó la vecina de Pavas.

Fue el pasado 29 de julio, antes del juego entre Guadalupe y Herediano, cuando Marín anunció, en una conferencia de prensa, que debía someterse por segunda vez a la quimioterapia durante seis semanas.

"Yo hace año y medio tuve cáncer de testículo, fui sometido a una operación y fue un éxito. Por un golpe el testículo se me inflamó, gracias a Dios y a ese golpe el tumor se encapsuló ahí y lo sacaron todo, me pusieron quimio, esa vez solo una, ya después seguí con tratamientos.

“No tenemos hijos, Erick tiene uno que ya está grande”, María del Mar Aguilar, novia del defensa Erick Marín.

"A raíz de tantas resonancias y placas me salieron unas manchas en el pecho, entonces se tomaron más serias las cosas, se hicieron exámenes más profundos y salió que tenía tres ganglios y tenía que extraerlos para ver qué eran, si eran de un golpe o secuela de lo del testículo. Se extrajeron dos, uno no se pudo por completo, el doctor dice que sacaron todo lo que pudo quedar del cáncer, entonces, lo que me van a poner es una quimioterapia preventiva por si llegó a quedar algo ahí que no pudieron sacar con aparatos los médicos”, comentó el futbolista ese día.

De hecho, María del Mar recordó lo impactante que fue enterarse del problema en el testículo de Marín a causa del golpe recibido en un partido jugando con Barrio México y ahora están pasando por una situación parecida.

"Ha sido superimpactante, la primera vez estábamos largo, él en Limón y yo en San José. Sabíamos que tenía algo porque había recibido una patada y tenía el testículo inflamado, pero no esperábamos que fuera cáncer.

“Cuando él me llamó y me dio la noticia fue un poco frío, yo estaba en el trabajo y Erick empezó a llamarme pidiéndome que, cuando llegara a la casa lo llamara. Me llamaba y me decía: ‘¿ya llegó, ya llegó (a la casa)?’, cuando llegué a la casa me dijo que lo iban a operar porque tenía cáncer y a mí casi me da algo”, relató María del Mar.

Salió directo a Limón

A Aguilar le impactó tanto darse cuenta de eso que, pese a que eran las 7:30 de la noche, agarró de inmediato un taxi rumbo a la parada de buses de Limón para ir a darle apoyo a su amor.

La idea de ella era estar con él la noche previa a la operación, pero cuando llegó a la parada de Caribeños en Chepe, el bus ya había salido, le pidió al taxi que lo siguiera y logró que lo alcanzaran para que la montaran y poder estar en la tierra caribeña.

“Me quedé en el hospital toda la noche y regresé a San José al otro día, a las cinco de la mañana. Esa vez fue que por la patada, el tumor se encapsuló y no hubo una expansión del mismo a otras partes del cuerpo”, indicó la joven.

Aguilar recordó que todo tumor llega a ser un cáncer de no detectarse a tiempo, cosa que por dicha no pasó con su pareja, a quien en esa primera oportunidad no se le cayó el pelo como pasó esta vez.

Debido a una fractura de nariz, Marín estuvo jugando fútbol con una máscara. Graciela Solís
Debido a una fractura de nariz, Marín estuvo jugando fútbol con una máscara. Graciela Solís

Pese a esa primera experiencia, María del Mar asegura que esta segunda fue más impactante.

El futbolista, hermano del también jugador Miguel Marín, empezó la quimioterapia en la semana del 30 de julio y estuvo internado siete días y desde el martes de esta semana está recibiendo la segunda.

El defensor decidió cortarse el pelo esta vez y, el domingo 19 de agosto, cuando vio que se le empezó a caer la barba, decidió cortarla y fue cuando a su novia le entró la idea de raparse.

El lunes pasado, Aguilar tomó la decisión de raparse luego de ver que su pareja perdió todo el cabello a causa de la quimioterapia. Cortesía María del Mar Aguilar
El lunes pasado, Aguilar tomó la decisión de raparse luego de ver que su pareja perdió todo el cabello a causa de la quimioterapia. Cortesía María del Mar Aguilar

“Es la primera vez que me rapo, yo le dije a Erick que si se le llegaba a caer el pelo, yo me cortaba el mío. Teníamos la fe en Dios de que no se la cayera porque él tiene mucho cabello, por ejemplo, él se hacía la barba cualquier día en la mañana y en la noche ya tenía pelos ahí”, contó Aguilar.

Marín estaba confiado y le dijo a su pareja que de fijo eso no iba pasar; sin embargo, esta vez la quimio sí tuvo ese efecto y fue cuando María del Mar sacó cita en un salón de belleza para que la atendieran el lunes 20 de agosto en la noche.

"En el salón fue impactante, en el momento no sabía cómo me iba a ver y a qué era lo que iba. Ya una vez hecho, lo hecho está”, recordó.

Aguilar supo que cuando le pasaron la máquina por la cabeza no había marcha atrás, asegura haberse valido de Dios y, al final, todo fue solo un susto.

“Me puso un tinte rubio cenizo. Cuando Erick me vio, me dijo que era la mujer más hermosa que había visto”, agregó Aguilar.