Andrés Mora.20 septiembre, 2018

A los integrantes del Municipal Pérez Zeledón que disputan este torneo de Apertura 2018, perfectamente se les podría dar el apodo de los “Kilometreados”, ya que para jugar 990 minutos han tenido que permanecer 6.930 minutos encaramados en un bus.

Un nuevo estilo ha tenido que implementar el cuerpo técnico para evitar la fatiga en sus jugadores. Foto: Cortesía PZ
Un nuevo estilo ha tenido que implementar el cuerpo técnico para evitar la fatiga en sus jugadores. Foto: Cortesía PZ

En total serían 77 horas de viaje acumulado (poco más de tres días) solo para disputar las mejengas y lo han tenido que afrontar debido a que a su estadio se le instala una gramilla sintética. Además, gracias a una platita que les entregó FIFA también remodelan los camerinos y el área de prensa.

Los generareños han hecho 11 viajes para disputar la misma cantidad de partidos, ya que su cancha alterna, el Hernán “Cuty” Monge está en Desamparados, en Chepe. Al parecer la viajadera no les ha sentado tan mal, ya que actualmente están en la sexta posición a un solo punto del cuarto lugar.

La salvada de los sureños es que Tracopa los patrocina y les facilita un bus para que anden por todo lado.

"La primera vuelta es altamente positiva, jugamos siempre de visita porque tenemos que viajar y eso hace que tengamos que cambiar planteamientos y manejos de cargas físicas, pero seguimos con el objetivo de clasificar”, dijo el técnico José Giacone.

Además, los guerreros del sur necesitan el bus para ir a los entrenamientos, por lo que el chunche ya es como la segunda casa para muchos de los jugadores.

Ellos van a diferentes canchas del cantón, unas 24 veces al mes, para un promedio de 76 horas de volar rueda para ir a las prácticas desde que inició la pretemporada hasta la fecha, por lo que en total acumulan 173 horas de viaje en autobús, que equivalen a 10.380 minutos, el tiempo que han dispuesto para viajar a los partidos.

Para que se hagan una idea, la distancia aproximada total que han recorrido los isidreños sería de unos 10.696 kilómetros, lo cual representaría viajar dos veces ida y vuelta desde San Isidro de El General hasta el estadio Azteca, en la Ciudad de México.

El próximo viaje será este domingo, ya que a las 3:05 p. m., juegan ante Guadalupe FC en el estadio Joaquín “Colleya” Fonseca.

Los trabajos en el estuche isidreño están previstos para que finalicen en noviembre.

La realidad de los generaleños contrasta con la del Saprissa, equipo en el que el técnico Vladimir Quesada no quiso hacer un viaje hasta Turrialba para jugar contra el Santos.