Andrés Mora.13 enero

El 2020 podría ser el escenario de finales no aptas para cardíacos, ya que los clubes más tradicionales del fútbol costarricenses están metidos en un gran zapato, debido a la urgencia de ganar el título.

Los florenses son los más tranquilos en la actualidad, ya que su bandera está luciéndose en todos los estadios de la primera división. Fotografía José Cordero
Los florenses son los más tranquilos en la actualidad, ya que su bandera está luciéndose en todos los estadios de la primera división. Fotografía José Cordero

Aunque Saprissa tiene un supercolchón, al ser el club más ganador de Tiquicia con 34 títulos, en mayo podría sumar dos años sin celebrar ni papa.

De Alajuelense ni hablar, ya van seis años de ver a otros celebrar y de fallar en la hora buena, por lo que están estancados en 29 campeonatos.

Si nos fijamos en Cartaginés, estamos hablando de 79 años de sequía, su última estrella la consiguió un domingo 12 de enero de 1941 (este domingo estaban de aniversario). Los brumosos, en aquella ocasión, vencieron 4-3 al Herediano, en un juego iniciado a las 3 de la tarde en el viejo Estadio Nacional.

Y en el caso del Herediano, aunque viene apenas soltando la celebración de su campeonato 28, los florenses sueñan con un bicampeonato, algo que se les niega desde la temporada 1979-1978. De conseguirlo igualarían a la Liga con 29 cetros.

Muñeco contra fantasma

Una de las finales que podría producirse y que generaría más morbo sería un duelo entre muñeco del Cartaginés y el fantasma de Alajuelense.

¿Se imaginan a estos dos clubes enfrentados? Uno con el objetivo de parar una sequía histórica que ha pasado de generación en generación sin ver a su equipo campeón y del otro lado, a un equipo erizo deseoso de quitar de encima un 29 que para ellos es más grande que la basílica de los Ángeles.

La última vez que estos clubes se vieron las caras en la disputa de un campeonato ocurrió en la temporada 1995-96; en la que salieron campeones los rojinegros después de echarse la serie a la bolsa con marcadores de 3–1, 1–1.

¿Tendrá más fuerza el muñeco o el fantasma? Fotografía: John Durán
¿Tendrá más fuerza el muñeco o el fantasma? Fotografía: John Durán

Además, es la única final que se registra entre ambos clubes hasta el momento.

“Prefiero que gane Cartaguito por la cantidad de años. Además, la Liga me pela, la verdad. Pobrecito Cartago, hasta yo me iría una semana a celebrar. Ni Saprissa ni la Liga me interesan, se pueden ir para el carajo”, dijo el aficionado herediano, Giancarlo Jiménez.

Para la fiebre saprissista Brenda Castro con un panorama como este se inclinaría por el Cartaginés en espera de que pronto reciban una alegría deportiva.

“Si Cartaginés es o no campeón antes que la Liga, dependerá de la buena vibra morada que está en el banquillo brumoso (Hernán Medford)”, agregó.

Sin duda alguna esta sería la final más interesante de la década.

“Ojalá Cartago quede campeón para que el fantasma del 29 persiga más a la Liga”, dijo Óscar Campos, un fiebrazo del Sapri.

Duelo por la 30

Pero el morbo no se queda ahí, ya que si el Team logra el bicampeonato en mayo, en diciembre podría darse una guerra por la 30 entre florenses y rojinegros.

Los erizos están con sangre en el ojo, ya que el 21 de diciembre los heredianos celebraron el título en su propio estadio.

Los duelos entre rojiamarillos y rojinegros siempre son bien picantes. Fotografía: John Durán
Los duelos entre rojiamarillos y rojinegros siempre son bien picantes. Fotografía: John Durán

“Me gustaría que el Herediano le pasará a la Liga en títulos. Siempre y cuando no nos pase a nosotros (Saprissa) y lo anterior debido a la rivalidad que existe entre el Monstruo y la Liga, porque nos gusta que queden campeones todos excepto la Liga”, comentó Fernando Rawson otro saprissista.

Más posibilidades

Otros de los duelos que podrían darse en el presente año y que levantarían una buena roncha son Herediano contra Cartaginés, ya que son clubes que se han llevado pique toda la vida y porque los brumosos están picados desde la última final.

Esta se dio en el torneo de Verano 2013, donde los de la Vieja Metrópoli llegaron con ventaja de 3-1 a la casa de don Eladio, pero perdieron 3-1 y en penales cantaron viajera.

Los brumosos, si le ponen bonito, podrían convertirse en los animadores del 2020. Fotografía: Cortesía Cartaginés.
Los brumosos, si le ponen bonito, podrían convertirse en los animadores del 2020. Fotografía: Cortesía Cartaginés.

El destino también podría enfrentar al Saprissa en una final ante la Liga, Herediano o Cartaginés.

Nada disfrutarían más los saprissistas que molestar a los erizos con el fantasma del 29 y por fin levantar el campeonato número 35 en su historia ante los erizos. No obstante, si los morados llegan a una final contra cualquiera de estos clubes, es un hecho que la gran mayoría de fiebres de estos equipos estarán en contra de los tibaseños.

También sería interesante ver una final entre San Carlos y Cartaginés, ya que los sancarleños quieren quedarse con el título de equipo grande, por lo que de ganar no solo estaría a un campeonato de alcanzar a los brumosos, sino que ganaría puntos para ser considerado un equipo grande.