Sergio Alvarado.10 noviembre
El cuadro gringo viene de ganar el Mundial de Francia 2019. Foto: AP
El cuadro gringo viene de ganar el Mundial de Francia 2019. Foto: AP

Sin miedo a exagerar, podemos decir que la selección de Estados Unidos es el equipo más dominante del planeta en el fútbol femenino.

Con tres Mundiales en sus vitrinas, el último ganado en junio en Francia, las estadounidenses son líderes del ranking femenino de FIFA y son vistas como el modelo a seguir en un fútbol que crece día a día.

Para quien no está muy al tanto de cómo están las varas, jugar ante la sele gringa hoy en día equivale a enfrentar a Brasil o a Alemania en masculino, es todo un lujo.

Jugadoras como Megan Rapinoe, Alex Morgan o Carli Lloyd se volvieron superestrellas mundiales, casi al mismo nivel de muchos varones.

La Sele femenina viene de ganar la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima. Foto FEDEFUTBOL
La Sele femenina viene de ganar la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima. Foto FEDEFUTBOL

Ante semejante equipo es que la Sele femenina tica se enfrentará este domingo 10 de noviembre en un partido amistoso en el estadio TIAA Bank Field en Jacksonville, Florida.

Las muchachas de las barras y las estrellas también serán rivales de las costarricenses en el torneo preolímpico de Concacaf rumbo a Tokio 2020, en el que comparten grupo con Panamá y Haití. El certamen se jugará del 28 de enero al 9 de febrero.

Para este amistoso, la seleccionadora Amelia Valverde convocó a 20 jugadoras que son en este momento la crema y nata del fútbol tico femenino, con Shirley Cruz a la cabeza.

“El jugar contra selecciones de este nivel es todo un reto, nos da la oportunidad de crecer ya que estamos jugando contra las mejores", indicó la entrenadora previo a este fogueo de lujo.

En el bando gringo no estarán algunas estrellas como Rapinoe y Morgan; sin embargo, hay una base del equipo que ganó el título en el Mundial de Francia 2019.

3 títulos mundiales tiene la sele gringa
Prueba altísima
En uno de los enfrentamientos Álvarez pudo tomarse una foto con su ídolo de la época, la gringa Mia Hamm. Foto: Cortesía J. Álvarez
En uno de los enfrentamientos Álvarez pudo tomarse una foto con su ídolo de la época, la gringa Mia Hamm. Foto: Cortesía J. Álvarez

Jacqueline Álvarez, de larga carrera en la Tricolor, enfrentó en cuatro ocasiones a las gringas y por eso nos contó qué se siente medirse ante las mejores del mundo.

“Yo sé que nuestras chicas en este momento están emocionadas, ilusionadas con este partido. Hay un tema ahí que se debe controlar, el no entrar con tanta presión o emoción porque nos puede costar.

“Esas cuatro oportunidades de enfrentar a las campeonas fue algo sumamente increíble, fue una experiencia única y sin palabras porque estás contra las mejores. Como ticas, nosotras soñábamos en bajar (ganarle) a un equipo de esos”, recordó Álvarez.

Dos en el año 2000, una en el 2002 y otra en el 2004, fueron las veces que Jacky se midió a las gringas, un equipazo que era liderado entonces por la atacante Mia Hamm.

“Yo veía a Mia en la cancha y la admiraba un montón, era mi ídolo de la época, pero en la cancha si la enfrentaba y me tocaba partirla, lo hacía. Ahí se me olvidaba todo y a defender lo de uno. Ya después le pedí una foto, pero en la cancha es otra cosa”, indicó la comentarista del programa Fútbol Al día en Multimedios.

Este equipo enfrentó a las gringas en el 2004. Foto: Cortesía J. Álvarez.
Este equipo enfrentó a las gringas en el 2004. Foto: Cortesía J. Álvarez.

Jacky cree que estos partidos son importantes para ir midiendo cómo está la cosa, porque son rivales a las que toca enfrentar cada tanto por diversos torneos.

"Hubo capítulos en los que nos goleaban por nueve o diez goles, la última vez que jugué contra ellas quedamos 3-1 en el estadio Nacional. Estos partidos son importantes para que las muchachas que están creciendo ahorita sientan la presión que es jugar ante un equipo de este nivel.

“Costa Rica está trabajando para mejorar, tal vez no logísticamente o como quisiéramos a nivel de Federación, pero el talento está ahí en la cancha, lo hemos estado demostrando”, comentó.

Jacky es realista y por eso reconoce que para alcanzar a las gringas nos falta bastante, por muchos motivos, desde organización hasta infraestructura y otros detalles, pero cree que con selecciones como México y Canadá nos hemos igualado un poco.

“La liga femenina gringa ha crecido mucho, incluso más que la MLS, que estuvo detenida en un momento, pero la femenina siempre ha estado y es un monstruo, por eso es que Megan Rapinoe puede salir y pelearse públicamente con Donald Trump por ese machismo que todavía existe en el deporte”, explicó.

Un partido para disfrutar y para crecer, así será el duelo ante Estados Unidos.

Las gringas producen más
Entre 2016 y el 2018, la selección femenina gringa logró lo que ninguna otra ha conseguido en el mundo del fútbol, recibir y generar más ingresos a la federación que la escuadra masculina.
The Wall Street Journal tuvo acceso a los reportes financieros de US Soccer y demostró que entre 2016 y 2018 la selección femenina generó $50.8 millones (más de ¢29 mil millones) en concepto de venta de entradas a sus partidos, contra $49,9 millones del equipo varonil.
Sin embargo, a nivel de premios una jugadora recibiría $99.000 (unos ¢57 millones) si gana 20 partidos en un año, pero un futbolista percibiría $100,000 aunque pierda la misma cantidad de encuentros que disputa.