Deportes

Solo un guerrero como Luka Modric lograría desbancar a Messi y Cristiano Ronaldo

El croata vivió una durísima infancia marcada por los horrores del conflicto de los Balcanes

Luka Modric volvió a ganarle a la guerra, pero esta vez a nivel futbolístico, el finalista de la Copa del Mundo con Croacia y ganador de la Liga de Campeones con el Real Madrid, se impuso a Cristiano Ronaldo y a los franceses Antoine Griezmann y Kylian Mbappé en la lucha por el Balón de Oro-2018.

El centrocampista del Real Madrid fue el vencedor del prestigioso galardón entregado por la revista France Football este lunes en una ceremonia celebrada en el Grand Palais de París.

El voto tico
Costa Rica tuvo participación en la votación por medio del periodista Rodrigo Calvo, quien es el único costarricense que vota desde 2007. Calvo envió sus favoritos el pasado 22 de octubre y en primer lugar puso a Luka, segundo  Mbappé, tercero Lionel Messi, cuarto a Cristiano Ronaldo y quinto Eden Hazard.

El capitán croata, subcampeón en el Mundial de Rusia, elegido mejor jugador de la Champions y ganador del The Best, premio que otorga la FIFA al mejor jugador del año, tiene la más bonita y emocionante historia de superación, después de que vio cómo mataban a su abuelo al estallar la Guerra de Croacia cuando solo tenía 5 años.

La Guerra de Croacia inició en 1991 y se prolongó durante cuatro años, en los que, como en cualquier conflicto bélico, el país se convirtió en una pesadilla.

El canal español, Antena 3, elaboró un videoreportaje para recordar que una de las personas que sufrió la guerra fue Luka, él tuvo la desgracia de vivir en carne propia los horrores.

El video combina imágenes de la época con otras actuales entre las que se incluyen entrevistas con miembros del NK Zadar, el club en el que Modric se formó después de emigrar a su ciudad junto a su familia.

El centrocampista vivía en una pequeña aldea a la cual daba nombre su apellido. Pero la guerra llegó hasta allí y se vieron obligados a abandonarla después de vivir un trágico suceso y ser conscientes del peligro que corría su propia vida.

"Luka vio con sus propios ojos cómo mataban a su abuelo. No tuvieron otra opción que huir a Zadar para no ser asesinados a través de los bosques y las montañas", comenta el director deportivo del NK Zadar Josip Bajlo.

Al llegar a Zadar y poner a salvo sus vidas, Modric vivió con su familia en el Hotel Kolovare, donde disfrutaba jugando al fútbol con otros niños. Su talento no pasó desapercibido para los empleados del hotel y se pusieron en contacto con el NK Zadar para que le ficharan como acabaron haciendo.

"Él cogía el balón y hacia malabares que hacían chicos de 20 años, él tenía 7 u 8", recuerda Svetko Custic, el presidente de la entidad.

La barbarie también acechó muy de cerca a Zadar, pero no impidió que Modric siguiera jugando al fútbol en un camino que le llevaría a la gloria y a ser un orgullo del club en el que se formó y en todo su país.

“Ha habido obstáculos en su vida, siempre los ha superado. Eso demuestra lo grande que es”, comenta el que fuera su entrenador, Robert Botunac.

“Juega para el Real Madrid, es el capitán de Croacia… ¿Qué más se puede pedir?”, pregunta su excompañero Tomo Gluic. “Es el mejor jugador croata de la historia”, concluye el presidente del NK Zadar.

El camino al éxito

Modric abandonó el NK Zadar a los 16 años para fichar por el Dínamo de Zagreb en un traspaso en el que terminó cedido en el equipo bosnio H.S.K. Zrinjski Mostar. Allí jugó su primer partido como profesional poco antes de cumplir los 18 años y terminó la temporada siendo nombrado el mejor jugador de la Liga Bosnia.

El Dínamo de Zagreb volvió a cederle al Inter Zapresic. Tras estos dos préstamos, el club de la capital croata contó con Modric en las cuatro siguientes temporadas y llegó al Tottenham en el año 2008 habiendo ganando tres Ligas, dos Copas de Croacia y una Supercopa e igualando el que era el fichaje más caro en la historia del club londinense, el de Darren Bent.

Modric defendió la camiseta de los Spurs durante cuatro temporadas antes de recalar en el Real Madrid en el verano de 2012. Desde su llegada, el croata ha sido uno de los indiscutibles en el once titular y junto a él los madridistas han conseguido cuatro Champions League, tres Supercopas de Europa, tres Mundial de Clubes, 1 Liga, 1 Copa del Rey y 2 Supercopas de España.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.