Andrés Mora, Sergio Alvarado.26 diciembre, 2018

Si hay un año que Yendrick Ruiz nunca olvidará será sin duda este 2018.

El delantero rojiamarillo cerró un semestre inmejorable en su carrera deportiva por lo que tendrá que hacer espacio en su casa para los reconocimientos.

Recibió el premio a jugador más valioso de la Liga Concacaf, donde además quedó campeón y junto al Team se ganaron el derecho a participar en la Liga de Campeones de la Concacaf donde enfrentarán al Atlanta United de Estados Unidos.

Después del pitazo final, Yendrick gritó con alma, vida y corazón la victoria. Fotos de Diana Méndez
Después del pitazo final, Yendrick gritó con alma, vida y corazón la victoria. Fotos de Diana Méndez
“Este (semestre) ha sido increíble, cosas importantes para uno, pero también rescatar el trabajo en equipo porque sin ellos es imposible”, Yendrick Ruiz.

Está nominado al premio de jugador del año en la Concacaf, premios que aún tienen abiertas las votaciones. Llegó a los 100 goles en primera división, marcando un doblete en la victoria de 2-1 ante Alajuelense el pasado 1 de diciembre.

Y como si fuera poco, hace tan solo cuatro días levantó el título de campeón en el Apertura. Como quien dice, cartón lleno de éxitos.

“Nadie creía en nosotros, en lo personal y grupal ha sido increíble, nada más darle gracias a Dios por todo lo que pasamos, los buenos y los malos que nos dan fuerza para salir adelante”, señaló Yendrick.

“Uno siempre trata de mejorar las cosas, pero este ha sido increíble, cosas importantes para uno, pero también rescatar el trabajo en equipo porque sin ellos es imposible”, agregó.

Todo esto en un año donde los florenses cambiaron dos veces de director técnico y estuvieron al borde de la eliminación.

“Aunque estuviéramos con los otros dos entrenadores (Jaime de la Pava y Paulo César Wanchope) el equipo siempre intentó hacer las cosas bien y trabajar al máximo, lastimosamente por cosas de fútbol, circunstancias que uno no se explica, las cosas no salen. Herediano buscó la solución y con el esfuerzo de todos y la fe en Dios, que es lo más importante de este equipo, gracias a Dios cerramos seis meses con dos títulos, aunque muchos no nos quieren validar el de Concacaf, para nosotros sí es muy importante”, explicó Ruiz.

Para Yendrick el peso de Jafet es mucho para el camerino porque siempre los apoya. Además dice que en este tiempo ha podido escribir su propia historia lejos de las comparaciones con su hermano Bryan.