Silvia Núñez.20 noviembre
Para la mayoría del público Viviana baila más que sus compañeros Gustavo Peláez y Jecsinior Jara. Foto: Jeffry Zamora
Para la mayoría del público Viviana baila más que sus compañeros Gustavo Peláez y Jecsinior Jara. Foto: Jeffry Zamora

La bronca que tuvo el actor Pablo Rodríguez con la producción de Dancing with the stars también le habría pasado la factura a su novia Viviana Calderón y por algo se convirtió en la expulsada de la penúltima gala.

Al menos, eso es lo que pareciera ser o lo que la mayoría de los seguidores del programa piensa, puesto que muchos no están de acuerdo que pasara a la final el locutor Gustavo Peláez, quien siempre estuvo en los últimos lugares y no baila tanto como la macha.

En la tabla general de posiciones Viviana y su bailarín Javier Acuña siempre estuvieron entre los tres primeros lugares; sin embargo, este domingo fueron expulsados ante el asombro de muchos de sus seguidores.

Pablo había reconocido a La Teja, a principio de mes, que su salida del programa se debió a que no quiso aceptar una propuesta que le hizo la producción y en la que se veía afectada su novia y tal parece que la factura traía cola.

Aunque la presentadora de Buen día no quiso referirse a este tema sí aprovechó para tirarle a los jueces, pues a su parecer, la calificaban más duro que al resto de sus compañeros.

"Creo que lo di todo, pero siempre me dijeron (los jueces) que yo podía dar más, que necesitaba más riesgo. No sé, siempre me calificaron como muy fuerte, pero bueno, no sé si es que veían en mi una capacidad más allá. No sé, no te puedo dar una respuesta cierta (si tuvo que ver algo la salida de Pablo) pero sí definitivamente yo quería llegar a la final, pero bueno hasta aquí llegué”, dijo al finalizar el programa.

La bronca que tuvo Pablo Rodríguez con la producción del programa fue tan brava que su novia también habría pagado los platos rotos. Foto: Archivo
La bronca que tuvo Pablo Rodríguez con la producción del programa fue tan brava que su novia también habría pagado los platos rotos. Foto: Archivo
Pablo no estuvo presente

Curiosamente, este domingo Pablo Rodríguez tampoco estuvo entre el público apoyando a su amada, lo que generó más asombro puesto que era una gala especial para Vivi pues o pasaba a la final o se iba.

Viviana aclaró que su novio no pudo estar porque ya tenía planeado irse a la playa con su familia, pero que eso no quiere decir que ellos no estén bien.

"No pasa nada, él me apoyó desde el día número uno, él salió de competencia y yo me mantuve aquí y siempre ha estado ahí presente, lo que pasa es que uno respeta la decisión de las personas. Él está ahorita en la playa con su familia, no pasa nada, ya llevaba ratillo que no salía de San José y se fue con la familia a pasar un rato a la playa, entonces, todo bien por eso lado”, mencionó.

Familia está chivísima

La familia de Vivi también se mostró disconforme con la decisión del jurado y uno que no se quedó callado y le tiró, en especial a la jueza Flor Urbina, fue su tío, el productor musical Pigo Maffioli.

“Lo que hicieron en canal siete fue grotesco porque enseñaron el arreglo. Esa muchacha Urbina siempre muestra una actitud de aversión con Viviana, si puede darle garrote no lo piensa dos veces y los otros jueces se ve que tienen una línea previamente planificada”, escribió en su cuenta de Facebook.

La mamá de la macha, María Cecilia Márquez, fue una de las que respondió su publicación: “Tienes toda la razón Piguito. A Viviana se lo advertí desde un comienzo, pero la humildad de mi hija no le permite ver más allá de lo inhumano”.

Viviana aseguró que le sorprendió mucho escuchar su nombre al momento del reto de las estrellas. Foto: Jeffry Zamora
Viviana aseguró que le sorprendió mucho escuchar su nombre al momento del reto de las estrellas. Foto: Jeffry Zamora
“Hubo momentos de tensión no le puedo mentir, se sentía mucha presión; sin embargo, yo trataba que nada de lo que fuera externo me afectara dentro de la competencia”, Viviana Calderón
La estadística no cuenta

Para el experto en estadísticas Johnny Quesada Hernández, en un programa tipo reality como Dancing, donde no solo cuenta la puntuación de los jueces sino también la votación del público “los intereses particulares del canal son los que priman, no la estadística o la lógica”.

Es decir, por más que una pareja venga haciendo bien los bailes y su puntaje siempre fue de los mejores, eso no quiere decir que al final serán los triunfadores.

El ejemplo más claro es el de Johanna Solano y su bailarín Kevin Vera, quienes todas las galas quedaron de primer o segundo lugar y el próximo domingo puede que no ganen el trofeo porque ya esos puntos no cuentan.

Quesada indicó que es bueno aclarar que este tipo de concursos “no tienen fe pública, es decir, lo manejan a conveniencia” y que por eso, la estadística o cualquier análisis serio “no tiene mayor sentido”.

“Esta muchacha (Viviana) perfectamente puede haber negociado su salida por asuntos personales o porque ya viene El Chinamo, por lo que sea. Al no haber abogado que certifique (fe pública) es más un reality que un concurso. Ellos (la producción) pueden manipular los datos a su antojo. Además, están sacando a Viviana solo a un programa de la final, es decir, igual ya tienen la audiencia garantizada, no creo que baje mucho o inclusive hasta podría aumentar por ser la final”, explicó.

Muchos seguidores del programa escribieron en su cuenta de Facebook que el locutor Gustavo Pelaéz era quien tenía que irse el domingo por no bailar nada. Foto: Jeffry Zamora
Muchos seguidores del programa escribieron en su cuenta de Facebook que el locutor Gustavo Pelaéz era quien tenía que irse el domingo por no bailar nada. Foto: Jeffry Zamora

Ahora Johana Solano, Gustavo Peláez, Keyla Sánchez y a Jecsinor Jara tendrán que ver cómo logran la mayor cantidad de votos en la última gala para ganar esta quinta temporada.

Peláez es uno que tiene muy claro este punto y por ello se sacudió de las críticas.

“Yo no entré a Dancing pensando en que yo pudiera ser el ganador de Dancing porque en un mes de ensayos previos conocí las cualidades de baile de mis compañeros, pero creo que a la gente le ha gustado mucho el esfuerzo y los shows que hemos dado. Hay que recordar que es Dancing with the stars, bailando con las estrellas, no es solo el baile y la técnica exacta sino que hay que hacer un show completo y al final el show es lo que más gusta”, dijo el comediante.