Silvia Núñez.15 septiembre
El musculoso ya se ha pegado dos buenos sustos con su carro. Cortesía A. Huertas
El musculoso ya se ha pegado dos buenos sustos con su carro. Cortesía A. Huertas

El excombatiente Alonso Huertas, más conocido como Chompolón, volvió a llevarse un sustote con su carro, solo que esta vez, según denunció, terminó arrestado, golpeado y escupido por policías municipales.

El musculoso contó que todo ocurrió a la medianoche del miércoles, cuando iba rumbo a su casa junto con su esposa, la modelo Liz Delgado, y su hija de 7 años. En San Antonio de Escazú detectó que su carro estaba teniendo una falla eléctrica.

Hay que recordar que precisamente en ese mismo carro casi lo matan, en julio de 2017, cuando intentaron hacerle un bajonazo por el sector de Tejarcillos de Alajuelita. Para su fortuna, luego de que dispararan en más de 30 ocasiones contra el vehículo logró salir sin ningún rasguño.

Volviendo al hecho del pasado miércoles, Alonso asegura que, como andaba con su familia y pensando en la seguridad, se metió a la gasolinera EGS y fue cuando descubrió que se le dañó un fusible y decidió llamar a un amigo que trabaja como Uber, para pedirle que lo llevara a buscar el repuesto para cambiarlo y seguir su camino.

Hasta ese momento, solo parecía ser un pequeño problema.

El problemón se armó cuando regresó a la bomba y se encontró a su esposa e hija llorando y rodeadas de policías municipales, sin saber qué estaba pasando.

“Le dije al pistero: ‘mi hermano, ¿no hay problema que deje mi carro aquí unos minutos? Aquí queda mi esposa y mi hija, voy a ir a recoger un fusible para cambiarlo’. Él me dijo que no hay problema y me fui. Cuando llego, el carro está rodeado de policías, mi esposa y mi hija llorando, apenas me acerco pregunto que cuál es el problema y me dicen que les de la licencia.

"Le pregunto a la flaca (su esposa) que qué estaba pasando y en eso uno de los policías que no andaba uniformado empieza a increparme, hacerme caras de burla y me dice que es que ando unas fundas oscuras en las placas y que tenían que quitármelas. Les digo que no hay problema, que me hagan el parte porque al final nada más lo reclamo y ya, pero este oficial, que después descubrí que se llama Juan Carlos Marín, empieza a increparme y a decirme que yo no puedo andar el carro así, a enjacharme y en un momento empuja a mi esposa y evidentemente ahí se agravaron las cosas”, contó.

El bailarín dice que su esposa, Liz Delgado, fue golpeada por uno de los policías que no andaba uniformado y que eso alteró la situación. Cortesía
El bailarín dice que su esposa, Liz Delgado, fue golpeada por uno de los policías que no andaba uniformado y que eso alteró la situación. Cortesía

La modelo Liz Delgado asegura que el policía de apellido Marín, quien estaba echándole gasolina a su moto, llamó a sus compañeros y les dijo que tenía un carro sospechoso en la gasolinera, del cual se habían bajado unos maleantes y que se habían subido a otro carro para ir a robar.

Momentos de tensión

“Chompolón” dice que cuando le reclamó al oficial por agredir a su esposa, este y sus otros compañeros le empezaron a decir que por qué jugaba de machito.

Uno de los oficiales ordenó que lo detuvieran por malcriado y, según cuenta, se le tiraron entre seis y ocho policías para esposarlo, aunque él dice que no estaba poniendo resistencia.

“Este caballero Juan Carlos Marín, que estaba fuera de su turno, agarra un macana y me la pone en el cuello, agarra un nudillo y me lo empieza a meter en el ojo izquierdo. Yo les digo: ‘mae el ojo, el ojo’ y este hombre empieza a decirme un montón de vulgaridades en el oído como provocándome y ahí mismo me escupe la cara. Ahí me meten a la patrulla y me llevan a la delegación de San Antonio”, narró.

Alonso explica que, estando esposado en la celda, al menos cuatro oficiales empezaron a cachetearlo y a decirle vulgaridades.

“Uno empezó a decirme: 'mirá, si es Chompolón, la princesa de Combate. Yo sentí que todo fue personal, más que por mi error de andar la placas de mi carro así”, dijo.

Alonso asegura que los oficiales le dejaron marcas en el cuello y en el ojo cuando se le tiraron encima para esposarlo. Cortesía
Alonso asegura que los oficiales le dejaron marcas en el cuello y en el ojo cuando se le tiraron encima para esposarlo. Cortesía

Una hora y media después lo dejaron en libertad, sin cargo alguno y sin darle un acta de lo sucedido. Eso sí, lo dejaron sin placas y ahora le tocará ir a Cosevi a recuperarlas.

El exbailarín de Zona Zero además, detalló que a raíz del forcejeo con los policías le quedó el cuello marcado y tiene rojo el ojo izquierdo, por eso decidió ir este jueves de nuevo a la delegación, junto con su esposa y su papá, para hablar con el jefe de la Policía sobre lo ocurrido.

“Chompolón” dice que ya pidió una copia de las cámaras de seguridad de la gasolinera para presentar una denuncia formal contra los oficiales que lo agredieron.

Policía Municipal de Escazú le quitó las placas a carro de excombatiente Alonso Huertas.

Actuaron como debían

Jose Rodolfo Ibarra, encargado de prensa de la Policía Municipal de Escazú, indicó que los policías actuaron en su deber y que la versión de los oficiales es muy distinta, pues ellos aseguran que Huertas actuó algo malcriado y que se opuso a la detención.

“Él no fue agredido, se le redujo a la impotencia porque se puso malcriado, él estaba en un vehículo todo polarizado y con las placas tapadas y con dos balazos, entonces cuando la patrulla ve esa situación decide intervenir”, dijo.

El jefe de prensa asegura que los oficiales tienen la potestad para quitar las placas de un vehículo si está incumpliendo con la ley y que, de igual forma, los oficiales que estaban fuera de su turno laboral pueden seguir haciendo su trabajo aunque no anden su respectivo uniforme porque “son oficiales las 24 horas”.

En cuanto a la versión de que fue agredido por los oficiales dentro de la celda, el periodista dice que esa es “la versión de él” y que sus policías solo actuaron como debían.

“La ley está por encima de todo eso, se le hizo la multa y se le bajaron las placas como corresponde, aunque haya trabajado de combatiente o en cualquier medio”, señaló Ibarra.

Alonso andaba en el mismo carro en el que hace un año casi lo matan en medio de un bajonazo. Archivo
Alonso andaba en el mismo carro en el que hace un año casi lo matan en medio de un bajonazo. Archivo