Silvia Núñez.13 diciembre, 2018
Pese a llevar ya tres meses internada, Maricruz se siente muy motivada. Facebook
Pese a llevar ya tres meses internada, Maricruz se siente muy motivada. Facebook

La Navidad es época de compartir y sobre todo de agradecer por la vida y la buena salud y eso lo tiene muy claro la periodista Maricruz Leiva, quien vivirá un fin de año muy distinto a otros.

La también presentadora de televisión cumplió tres meses internada en Cuidados Intensivos del hospital San Juan de Dios y, según dijo a La Teja, ahora más que nunca está convencida de que Dios hizo un milagro en su vida.

Aunque hace un año estaba muy feliz porque integraría otra vez el equipo de animación de los toros de Repretel, ahora está el doble de contenta porque, pese a que no podrá estar en la arena de Zapote, verá las corridas desde el hospital aunque algunos doctores pensaron que no sobreviviría.

“Es un milagro. Hay médicos que pensaron que yo no lo iba a lograr”, dijo la la tarde de este jueves.

Maricruz contó que su salud va muy bien y que los doctores ya van por la mitad del proceso de sanación de su piel luego de sufrir serias lesiones en el abdomen y en la espalda debido a la fallida liposucción a la que se sometió a finales de agosto.

En los últimos días surgió el rumor de que los doctores ya le habrían dado de alta, pero ella lo desmintió.

“Voy a mitad de camino. Ojalá y me hubieran dado de alta. Voy muy bien, pero todavía me hace falta piel en la mitad de las partes. Las heridas ya han ido cerrando. Gloria a Dios por eso. Dios me dio una nueva oportunidad de vida y aquí voy a poquitos saliendo”, mencionó.

Hace un año la periodista estaba en una pura carcajada compartiendo con sus compañeros de la transmisiones de toros de Repretel. Aquí junto a El Galán y la modelo Candy Bermúdez. Foto: Jeffry Zamora
Hace un año la periodista estaba en una pura carcajada compartiendo con sus compañeros de la transmisiones de toros de Repretel. Aquí junto a El Galán y la modelo Candy Bermúdez. Foto: Jeffry Zamora
Una mejor Navidad

Maricriz se ha caracterizado por ser una mujer muy alegre y ni siquiera este proceso tan amargo la ha hecho decaer. Dice estar más optimista que nunca.

Aunque estaba acostumbrada a pasar la noche de Navidad cenando o viajando junto a su esposo Fernando Vilchez y sus dos hijos Marie Clare y Eric, este año las fiestas tendrán un significado más especial para ella y los suyos pues los unió más como familia y los hizo entender que por encima de los regalos está el agradecer por la vida y la salud.

“Solo puedo decir que Dios es real y la Navidad es celebrar el nacimiento de Jesús, la luz del mundo. Creo en Él y toda mi fe es con Dios. Él es quien ha ido haciendo milagros en mi vida en los últimos tres meses”, dijo.

La periodista mantiene su espíritu navideño muy vivo y hasta decoró su cuarto del hospital. Facebook
La periodista mantiene su espíritu navideño muy vivo y hasta decoró su cuarto del hospital. Facebook

A principios de noviembre una bacteria que le entró en la parte dañada del abdomen estuvo a punto de acabar con su vida. Por eso los médicos debieron suspender los injertos de piel que le venían realizando, afortunadamente el peligro quedó atrás y ahora está enfocada en recuperarse.

“No tengo más que pedirle a Dios para Navidad que seguir mejorando y ojalá ya para el 2019 esté totalmente recuperada".

La chef Doris Goldgewicht, quien ha estado muy cerca de Maricruz, contó que ella se siente muy feliz de ver lo animada que está su amiga y cómo ha ido mejorando.

“Está sumamente animada, la llevan a la cámara hiperbárica, le están pegando los injertos. Me ha dicho que ya ve piel en su cuerpo, ya no tiene casi dolor, o sea, las cosas caminan de maravilla. La salvaron, la salvaron”, dijo doña Doris.

Maricruz tiene en su cuarto varias fotos de sus seres queridos para no sentirse tan sola en el hospital. Facebook
Maricruz tiene en su cuarto varias fotos de sus seres queridos para no sentirse tan sola en el hospital. Facebook
Agradecida con las oraciones

El 11 de diciembre, la periodista aprovechó su cuenta de Facebook para agradecerles a las personas que han estado pendientes de su salud y que le han mostrado su cariño durante este proceso.

“Desde el fondo de mi corazón quiero darles las más sinceras gracias a todos ustedes. Son tantos, tantos, los mensajes que me han mandado deseando mi mejoría y contándome que se unen en oración por mi, que me conmueve en el alma. No merezco tanto cariño de gente que ni siquiera conozco pero aún así me mandan su amor”, escribió.

Para no perder el espíritu navideño que siempre la ha caracterizado Maricruz tiene en su cuarto del hospital un pequeño Colacho con un gran significado para ella pues un grupo de amigas suyas también lo tienen y en la ventana colocó una calcomanía de un muñeco de nieve. Su hija Marie Clare es quien se los ha llevado para que se sienta como en casa.