Shirley Sandí.22 marzo
El sacerdote de apellidos Morales Salazar fue detenido en Paso Canoas, zona sur. Foto: Migración
El sacerdote de apellidos Morales Salazar fue detenido en Paso Canoas, zona sur. Foto: Migración

El sacerdote de apellidos Morales Salazar, quien intentó escapar del país este jueves luego de que lo denunciaran por abusos sexuales, pasará tres meses tras las rejas.

La Fiscalía Adjunta de Asuntos de Género consiguió que el Juzgado Penal del I Circuito Judicial de San José impusiera tres meses de prisión preventiva en su contra, al figurar como sospechoso de los delitos de abuso sexual y tentativa de violación, en perjuicio de una persona menor de edad.

La audiencia donde se impusieron las medidas cautelares finalizó este viernes a eso de las 4:10 p. m., luego de que la noche del jueves, a las 11 p. m., la fiscalía terminó de tomarle la declaración.

Morales fue detenido la mañana del jueves en Paso Canoas, frontera con Panamá. Al existir una alerta migratoria se detectó el movimiento y se ordenó la detención inmediata, posteriormente fue trasladado a la Fiscalía en San José.

La semana pasada, un joven de apellido Arguedas, estudiante de la Universidad Nacional, reveló en el Semanaria Universidad supuestos abusos cometidos por este sacerdote, entre el 2009 y 2011, en la casa cural de la parroquia del Perpetuo Socorro, en Sabana Sur, pero supuestamente siguieron en la clínica Católica, donde Morales fue capellán.

No se ha confirmado si la denuncia penal en su contra fue interpuesta por el mismo joven de 27 años que hizo públicos los abusos.