Franklin Arroyo.29 marzo

Cuatro torres de condominios albergarán 64 familias, la mayoría de la León XIII de Tibás y están de lo más lindos.

Se trata del proyecto llamado La Arboleda, que consta de cuatro edificios de cuatro pisos, con parqueo para unos 20 vehículos, hamacas, toboganes y zonas verdes para los chiquillos, accesos para personas con discapacidad y seguridad privada y se ubica ahí mismo, en la León.

Así lucen por fuera las torres de condominios en León XIII. Foto Jeffrey Zamora
Así lucen por fuera las torres de condominios en León XIII. Foto Jeffrey Zamora

Ese lugar está próximo a estrenarse (finales de abril) y tiene con mucha ilusión a Melany Rodríguez, una mamá soltera con cinco hijos que ya tiene asignado uno de los lugares.

Ella solo deberá pagar 18 rojitos mensuales para el mantenimiento, mientras que en la actualidad vive en una casa humilde donde paga ¢70 mil de alquiler.

“La ilusión es muy grande y más ahora que sabemos que falta poco para pasarnos. Mis hijos están muy contentos, pero solo la han visto por fuera. La mayor, de diez años, se ganó una rifa de unas cortinas y cobija y ya dijo que esas son para ella”, contó emocionada.

Las familias escogidas debieron pasar por un proceso de selección del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y existen tres categorías de apartamentos, una para discapacitados (cuatro personas o menos), otro llamado ampliado (cinco o seis personas) y el tercero para cuatro personas.

Agustina Flores estará en uno para cuatro personas con su esposo y dos hijos y también está deseosa de estrenar la casita, que dice que está preciosa.

Los niño tendrán su play ground en esta vista desde la parte de atrás. Foto Jeffrey Zamora
Los niño tendrán su play ground en esta vista desde la parte de atrás. Foto Jeffrey Zamora

“Soy nicaragüense y tengo catorce años de vivir aquí y aunque no nos ha tocado pasarnos tantas veces, es lindo tener algo propio. Con la platica que gastamos en alquiler a veces uno quiere comprarle algo a los chiquillos y no podemos, ahora creo que alcanzará más”, explicó.

Esas dos familias debieron cumplir algunos requisitos como calificar en el rango de pobreza extrema (que el ingreso familiar sea menor a ¢100.000 por persona), no tener deudas, ni el expediente crediticio manchado.

Facilidad

Karla Villarreal es otra de las beneficiadas. Irá a vivir con su pequeño de cinco años, Logan Villarreal, quien tiene una discapacidad llamada atrofia espinal muscular del tipo 3 y que lo obligará a andar en silla de ruedas. Para ella, el apartamentico es una bendición de Dios.

 Karla Villareal junto a su hijo Logan tendrán las facilidades en un condominio para discapacitados. Foto Jeffrey Zamora
Karla Villareal junto a su hijo Logan tendrán las facilidades en un condominio para discapacitados. Foto Jeffrey Zamora

“Ahorita estoy desempleada, pero vendo cosillas. Este jueves me entregaron el título de Técnica de Asistente de Pacientes para poder ejercerlo. Esto es un sueño hecho realidad porque no tengo la facilidad económica para pagar un apartamento que vale millones y que además, reúna las condiciones para atender a Logan”, dijo toda contenta doña Karla.

32 millones es el valor aproximado de cada apartamento. La inversión total de de ¢2.100 millones, según Mynor Rodríguez, gerente de Furovi.

El alcalde de Tibás, Carlos Cascante, informó que de las 64 familias beneficiadas, 57 son de León XIII y siete de San Pedro de Montes de Oca.

“No es un proyecto nuestro, es de Fuprovi junto con la Asociación de No Videntes, que tiene su domicilio en San Pedro. Por eso algunas familias son de allí. Se espera que la otra semana el Banvhi apruebe el proyecto para que den los bonos. El IMAS escogió las familias, muchas viven en estado precario”, dijo Cascante.

Cinco mamás que son jefas de hogar fueron beneficiadas con un codominio. Foto Jeffrey Zamora
Cinco mamás que son jefas de hogar fueron beneficiadas con un codominio. Foto Jeffrey Zamora