Nacional

Mamá vio morir a su hija en la casa luego de que no la atendieran en hospital Max Peralta

La familia de la mujer de 33 años pide una investigación al respecto

Escuchar este artículo

Jeanette María Arce Acuña está viviendo la peor pesadilla que podría tener una madre.

Este viernes a las 10:00 de la mañana asistió al funeral de su hija, María de los Ángeles Arce Acuña, quien perdió la vida a sus 33 años.

La desesperada mamá siente un dolor profundo en el corazón, ya que siente que quizá se pudo haber hecho algo más por salvar a su muchacha, pero en el hospital Max Peralta de Cartago no la escucharon, así lo siente en su interior.

Ella misma llevó a su hija al centro médico porque la veía muy mal, pero ahí, luego de tenerla unas horas en emergencias, le dijeron que mejor se la llevara a la casa y regresara con ella horas después cuando ya hubiera un especialista. Sin embargo, María falleció en el sillón de la casa, frente a la mirada desesperada de la mamá, minutos después de llegar el hospital.

David Hernández, abogado de la familia, cuenta que los problemas de salud de María iniciaron hace ya unas semanas. Ella vivía con su mamá, en Caballo Blanco de Cartago y tenía una sodita.

A finales de agosto María empezó a sentirse mal de salud, tenía mucho cansancio y una debilidad que no era propia en ella, también sentía dolores de cabeza y pélvicos, incluso el 28 de agosto cerró la sodita para descansar y reponerse, pero más bien la situación empeoró.

El 6 de setiembre doña Jeannette acompañó a su hija al ebais de Caballo Blanco y ahí un doctor le detectó que tenía anemia severa, le mandó unos medicamentos y le dijo que sacara una cita para verla en un mes, pero cuando la fueron a sacar se la dieron para abril del 2023.

Vecinos preocupados

Con el corazón hecho un puño, las mujeres regresaron a la casa y con el pasar de los días la salud de María seguía decayendo.

Los vecinos siempre estaban al pendiente de la mujer y doña Jeannette les decía que estaba malita y ya no sabía que hacer, así que varios lugareños se unieron para reunir plata para que pudieran llevar a María a un doctor privado.

El 14 de setiembre mamá he hija se fueron para el consultorio del doctor Garzona y el médico revisó a María y además de verla muy mal físicamente, le detectó un bulto extraño en el vientre, por lo que le hizo un TAC y se dio cuenta de que tenía una hemorragia interna.

“El doctor le dijo a la mamá de María que tenía que llevarla de emergencia la hospital Max Peralta y que tenía que atenderla directamente un ginecólogo. Además, le hizo una referencia y se la mandó para que en el hospital se dieran cuenta de la urgencia del caso”, contó el abogado.

El doctor Garzona hasta le puso oxígeno a María porque estaba tan malita que ya ni estaba oxigenando bien.

Al llegar al centro médico, a eso de las 4:00 p. m., doña Jeannette dio las indicaciones dadas por Garzona y a María la llevaron emergencias de Ginecología, pero horas después la pasaron a emergencias generales y a las 2:00 a. m. del 15 de setiembre unos funcionarios del Max Peralta le dijeron a la mamá de la paciente que mejor se la llevara para la casa y la trajera de nuevo en la mañana cuando ya había especialistas.

A como pudo, doña Jeannette metió a su hija en un taxi y se la llevó para la casa donde falleció.

Por lo extraño de la muerte de María, se pidió al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que hiciera el levantamiento del cuerpo y al autopsia, para saber qué fue lo que realmente pasó.

“Vamos a esperar a ver si la mamá de María tendrá mañana (sábado) la energía para ir a poner la denuncia en le OIJ, sabemos que está pasando por una situación muy dura, pero la misma familia está interesada en que esta situación se investigue y se establezcan responsabilidades si es que alguien falló en los procedimientos”, dijo Hernández.

La Teja consultó este viernes en la mañana a la CCSS la posición sobre el caso y el departamento de prensa de la institución informó lo siguiente:

“La paciente fue atendida en este centro hospitalario (hospital Max Peralta) el 13 de setiembre, tanto en el área de emergencias de ginecología, como en emergencias generales, donde se le realizaron las valoraciones respectivas. El análisis del caso nos ha permitido revisar procesos para encontrar puntos y oportunidad de mejora.

“Hasta hoy, no contamos en nuestros registros con quejas o denuncias sobre el caso por parte de los familiares, sin embargo, de oficio se instruyó una investigación interna para determinar lo sucedido. Así mismo, comentarle que en todo momento seremos respetuosos del proceso y estaremos dispuestos a colaborar con lo que determinen las instancias correspondientes”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.