Nacional

Médico Jorge Vargas: el “papá” en Costa Rica de novedoso procedimiento contra la obesidad

CCSS invierte ¢5 millones al año en una persona con obesidad

EscucharEscuchar

La obesidad es una enfermedad que ha ido en aumento en los últimos años en el mundo y lamentablemente Costa Rica no escapa de esa situación, pero tiene un médico que ha dado la lucha para ayudar a las personas con esta condición.

Se trata del doctor Jorge Vargas, gastroenterólogo que conoció un procedimiento contra la obesidad y decidió capacitarse con sus propios medios y traerlo a Costa Rica para beneficio de los pacientes cuyo peso se ha convertido en un problema.

Esto bien podría valerle el mote del “papá” del balón gástrico, un procedimiento médico que no requiere de cirugía, tanto en Costa Rica como en Centroamérica, México, Colombia y Ecuador.

-¿Cómo se enteró del procedimiento y lo trajo al país?

Siempre había estado muy interesado en el tema de sobrepeso y obesidad porque es una enfermedad a la que no se le ofrece ningún tratamiento efectivo. En diversos congresos empecé a ver que había técnicas poco invasivas para ayudarles a los pacientes a mejorar su salud favoreciendo la pérdida de peso.

Como en Costa Rica no existía, decidí capacitarme por mis propios medios en Israel y Brasil, sin que estuvieran disponibles los insumos necesarios para hacerlo.

Empecé a moverme con proveedores locales y los conecté con los de Brasil e Israel para poder importarlos e implementar el procedimiento a los pacientes, esto por allá del 2013 y a partir de entonces se hace en Costa Rica.

-¿Cómo fue la promoción fuera de Costa Rica?

Como eran tratamientos muy novedosos en Latinoamérica, no se estaba ofreciendo y como a nivel internacional vieron que aquí lo estábamos haciendo con muy buenos resultados, nos pidieron que capacitáramos al resto de países de Latinoamérica.

A partir del 2015 empezamos a dar las capacitaciones en los otros países y la labor continúa, pues en un par de meses viajaré a Cali, Colombia a capacitar a 300 médicos.

Dr. Jorge Vargas, gastroenterólogo

-¿Cómo fue el inicio en Costa Rica para empezar a implementarlo?

Difícil porque hubo cierto excepticismo del personal médico y de los pacientes, pero conforme se veían los resultados positivos, fue creciendo la demanda. A nivel de la Caja Costarricense de Seguro Social es un poco más lento, pero hace dos años asumí la jefatura de gastroenterología del hospital San Juan de Dios e impulsé la introducción de estos procedimientos a nivel institucional.

-¿Por qué es tan importante combatir la obesidad con todas las armas posibles?

La obesidad es un problema de salud que ha incrementado los gastos a nivel mundial y en el país. Es muy difícil de afrontar desde el punto de vista económico para la CCSS.

Demostrándole esos números de cómo el gasto en salud del paciente obeso es 15 veces mayor que el paciente que no lo padece, logramos introducir este tipo de procedimiento y este año fuimos pioneros en la institución.

-¿Todo paciente obeso es candidato al balón gástrico?

Todo paciente obeso va a requerir una ayuda para bajar de peso, y los que cumplen ciertas características como el índice de masa corporal por arriba de 30 es superimportante que empiecen a recibir algún tipo de tratamiento y este es uno de esos.

-¿En qué consiste el procedimiento?

-El hambre y la sensación de saciedad están mediados por la secreción de una serie de hormonas en el estómago. Los gastroenterólogos que nos encargamos de revisar el estómago por medio de la endoscopia (manguerita que se usa para ingresar a este órgano) al poder entrar ahí fácilmente nos permite hacer la implantación de un balón gástrico o reducir el tamaño del estómago haciendo suturas sin abrir al paciente (se mete la manguera por la boca). Al restrigir la capacidad gástrica, nos permite que la persona tenga saciedad temprana y menor necesidad de comer entre comidas.

Esto junto con un plan nutricional y mejorar los hábitos de conducta y ejercicios permite darle un empujón al paciente para que pueda bajar de peso.

Una reducción del 10% del peso, impacta de forma positiva o hasta resuelve por completo la presión alta, la diabetes y el colesterol, por eso buscamos esa baja para que la persona mejore su salud.

-¿Hay un tope de la cantidad de peso que se puede bajar con ello?

Se puede bajar hasta un 40% del peso total, mucho del cual es grasa.

-¿Por cuánto tiempo se mantiene el balón dentro del estómago?

Depende del tipo de tratamiento, hay algunos balones que se dejan por seis meses, otros por un año, dependiendo de la necesidad de la persona. También está la gastroplastía que es cambiar la forma del estómago con costuras que es permanente y permite reeducar a la persona en sus hábitos para que pueda mantener el peso perdido por mucho tiempo.

-¿Qué ajustes debe hacer quien se somete a este procedimiento?

Ningún tratamiento en la medicina es mágico. Por eso se brinda acompañamiento nutricional para que el paciente mejore sus hábitos alimenticios y evite comidas rápidas, licor, dulces y coma más frutas, vegetales y carnes magras.

Esto ayudará a la persona a evitar comer por ansiedad en conjunto con un régimen de ejercicio para que tenga éxito en su tratamiento.

-¿Cuántos casos se han hecho en la CCSS?

Cuatro casos (al 20 de enero 2023). Y 700 en el país a nivel privado mediante Grupo Equilibrium.

-¿Cuáles son los riesgos?

Los riesgos son mínimos, puede pasar que el balón, al estar en contacto con la pared gástrica produzca irritación y sufrir gastritis o úlceras, pero se le da seguimiento al paciente para prevenirlo.

-¿A partir de qué edad se lo pueden aplicar?

Estamos realizándolo a partir de los 12 años.

-¿Cuánto dura el procedimiento?

Es muy simple, menos de 45 minutos. Debe llegar con un ayuno de seis a 8 horas.

-Dado que aún no se encuentra disponible en todos los hospitales, ¿cuánto cuesta hacérselo?

Aproximadamente $2.500 o 1,5 millones de colones.

Karen Fernández

Karen Fernández

Periodista con una licenciatura en Producción de Medios. Forma parte del equipo de Nuestro Tema y tengo experiencia en la cobertura de noticias de espectáculos, religiosos, salud, deportes y nacionales. Trabajo en Grupo Nacion desde el 2011.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.