Franklin Arroyo.10 junio

Vamos a contar la triste historia de un gatico que ha llevado una vida de perros y que busca un hogar para ser feliz.

Se trata de Tyson, un minino callejero que tiene sida, le amputaron una patica, le quitaron dos inmensas hernias en los testículos y cuando por fin encontró un hogar, hace unos quince días, fue devuelto por un problema de salud de la dueña.

Gato Tyson come muy bien

Por eso, necesita un hogar que lo quiera y le dé amor, pero en la casa que lo adopten no puede haber otros gatos porque los puede contagiar. Una opción es que la familia tenga un gatico con la misma enfermedad.

Así luce hoy en día Tyson, a quien le pusieron ese nombre por las múltiples batallas que ha librado. Foto: cortesía.
Así luce hoy en día Tyson, a quien le pusieron ese nombre por las múltiples batallas que ha librado. Foto: cortesía.

Marielos Mora, una de las rescatistas que atendió el caso dijo que la historia del gatico es muy triste, pero que es muy tierno y está deseoso de tener un hogar.

Tyson está muy repuesto a como llegó. Foto: Cortesía.
Tyson está muy repuesto a como llegó. Foto: Cortesía.

La rescatista calcula que Tyson tiene entre cuatro y cinco años.

“Lo reportaron hace como dos meses y medio en Desamparados cuando una señora que le da de comer todos los días dijo que llegó con la patica en sangre viva y decidimos ayudarlo. Lo llevamos donde un veterinario en Aserrí y dijo que la pata, tal vez, se le podía rescatar y le hizo pruebas de sangre y salió con sida. Además, tenía dos hernias inmensas en los testículos. Se castró”, explicó

El sida felino no se pasa a los humanos. Foto: Shutersock
El sida felino no se pasa a los humanos. Foto: Shutersock

En ese momento salió una nota publicada en La Teja pidiendo un hogar para Tyson y una muchacha de Heredia levantó la mano y lo tuvo por una semana aproximadamente.

Sin embargo, la joven tuvo un problema de salud y llamó a Marielos diciéndole que mejor lo volvieran a poner en adopción porque no sabía cuándo regresaría.

Tyson llevó un seguimiento en una veterinaria de Heredia (de donde es la muchacha), y le amputaron la patica.

“Era mejor amputar, tenía muchos huesos quebrados. Además, había heridas infectadas”, dijo Mora. A esa altura, ya la muchacha se hacía cargo del minino hasta que llamó y contó su condición de salud.

Ante esa situación, Tyson volvió a estar a cargo de doña Marielos y ahora está en una veterinaria en Cartago, de donde es la rescatista, esperando que alguna familia lo llene de amor.

“El felino está mucho más repuesto, en mejor condición de salud y en recuperación de la amputación de la manita. Solo falta quitarle los puntos”, dijo doña Marielos.

La rescatista cuenta que el gato ha tenido que estar encerrado en un galerón algunos días para que no se escape y no contagie a otros mininos y que ella no puede tenerlo porque cuenta con cinco perros que odian a los gatos.

Un gato no puede contagiar de sida a un perro. Foto: Archivo.
Un gato no puede contagiar de sida a un perro. Foto: Archivo.
Sin peligro

Un gato con sida puede llevar una vida normal y sus amos pueden estar tranquilos de que no se van a contagiar, tampoco los perros.

El virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), solo se transmite entre gatos por medio de la saliva.

Es decir, cuando los gatos se pelean, generalmente se muerden y allí puede haber contagio. También por apareamiento, pues el macho (si es el contagiado) muerde a la hembra en el acto y la puede ‘pegar’.

La patica la perdió. Foto: Cortesía.
La patica la perdió. Foto: Cortesía.

“La familia que lo vaya a adoptar no puede tener otro gato porque el enfermo contagia al sano”, expresó doña Marielos.

La experta en gatos y fundadora de Catrix, Julia Rojas, explicó que un minino con sida debe tener los mismos cuidados que un gato sano, pero que no existe cura para eso.

“Al igual que en los humanos es una enfermedad que se puede controlar. Afecta el sistema innume por lo que abre las puertas para otras enfermedades oportunistas que son las que pueden matar a estos animales”, explicó.

“Entre los cuidados, los gatos no deben salir a la calle. Igual que un gato sano debe tener una buena alimentación porque el sistema gástrico es vulnerable y hay desparasitarlo con constancia. Nada adicional, la diferencia es que estas cosas no matan a un gato sano, pero sí a uno con sida”, dijo.

El minino no puede salir cuando encuentre hogar. Foto: Cortesía
El minino no puede salir cuando encuentre hogar. Foto: Cortesía

Se recomienda el alimento enlatado para estos animales.

“Conozco casos que han vivido 20 años, al final mueren de viejitos y no de otra cosa. Si el gato es sociable y no pelea no habrá problema, pero uno no sabe cuándo se pueden pelear con alguno de la casa y morderlo. Por eso, es mejor que sea una familia sin otros gatos”, explicó.

Si está interesado en este lindo minino puede llamar al 8870-5358, con Marielos.