Sucesos

Sobreviviente de explosión en Pops se reunió con ángel que nunca la abandonó

El bombero Eduardo Villalobos ha estado muy pendiente de Karina desde el día de la explosión

Escuchar este artículo
Karina Alvarado junto al bombero Eduardo Villalobos, a quien considera su ángel. Foto tomada de Facebook.

Karina Alvarado, de 23 años y sobreviviente de la explosión en la Pops de La Ceiba de San Isidro, en Alajuela, se reunió con el “ángel” que ha estado pendiente de ella desde que ocurrió el incidente.

Se trata del bombero Eduardo Villalobos, quien ese día la rescató e incluso la acompañó hasta el hospital de Heredia para que no estuviera sola. Por esas acciones es que el rescatista se convirtió en una de las personas más especiales en la vida de Karina.

El bonito reencuentro se dio este viernes 5 de agosto, exactamente en el lugar donde ocurrió la explosión. Karina y Eduardo volvieron a verse gracias a que ella fue dada de alta del Hospital del Trauma la tarde del pasado jueves, donde estuvo internada por 20 días.

“Fue vacilón porque él ya había vuelto ahí (donde ocurrió la explosión) en una ocasión y le afectó mucho, entonces me había dicho que cuando yo fuera a ese lugar él me iba a acompañar para que no me afectara tanto.

“Volver y ver que estaba cerrado no era lo que yo esperaba, entonces he estado hablando con el jefe de Pops para ver si me consigue la autorización para entrar al local, porque para mí eso sería como cerrar un ciclo, ver el lugar donde pasó todo”, dijo Karina a La Teja.

“Por dicha andaba con Eduardo, aunque él también tuvo ganas de llorar, pero le dije que no lo hiciera porque sino me iba a hacer llorar a mi”

—  Karina Alvarado, sobreviviente.

Dios lo puso en ese lugar

Karina está segura que fue Dios quien puso a Eduardo en su camino para ayudarla, pues contó que el día de la explosión él ni siquiera estaba trabajando y andaba cerca de ese lugar por pura casualidad.

“Eduardo no estaba en servicio ese día, fue que una ambulancia que hizo un alto lo vio estacionado y entonces le pidieron que por favor los ayudara, porque había pasado una emergencia demasiado grande.

“Él ni siquiera andaba uniforme ni el equipo que usan, andaba como cualquier otra persona y aun así no lo pensó dos veces para ir a ayudarnos”, dijo agradecida.

“Yo con él estoy muy agradecida, porque nunca me dejó sola”

—  Karina Alvarado, sobreviviente a explosión.

Karina contó que Eduardo fue uno de los rescatistas que ayudó para que la subieran a una ambulancia, pero no se detuvo ahí, sino que decidió quedarse a su lado en todo momento.

“Él estaba en la ambulancia con una muchacha de Cruz Roja, pero ella entró como en shock por todo lo que estaba pasando, entonces él prácticamente tuvo que hacer todo el trabajo y no me quería dejar sola porque sabía que en la condición en la que estaba podía entrar en paro cardíaco.

“Eduardo tomó la decisión de quedarse en la ambulancia conmigo y se encargó de mantenerme despierta hasta llegar al hospital de Heredia”, recordó.

En medio de esa situación tan difícil nació la amistad entre ambos, pues pocos días después Eduardo la contactó para saber cómo seguía y desde ese día se han hecho buenos amigos.

Historia detrás del uniforme

Karina contó que ella vivirá eternamente agradecida con todos los bomberos que atendieron la emergencia, por ese motivo es que este viernes pasó a la estación de Alajuela para darles las gracias personalmente.

“Este viernes tenía curación entonces aproveché y pasé por la estación para ver a la cuadrilla que estuvo el día del accidente. Uno de los muchachos al verme se quedó asustado y me dijo que no podía creer que llegara caminando”.

Alvarado dijo que Eduardo le contó que él y muchos de sus compañeros quedaron muy afectados tras la explosión, pues fue una escena muy difícil de digerir.

“Hablando con ellos uno se da cuenta la historia que hay detrás de ese uniforme y es algo que me gustaría que todo mundo conociera. Uno los ve y piensa que son muy fuertes y no se debilitan, pero ellos también sufren como uno”, detalló la joven.

Karina también mencionó que el haber regresado a su casa luego de pasar tanto tiempo en el hospital la ha llenado de energía y positivismo para seguir adelante y luchar por sus sueños.

“Fue muy bonito (cuando le dieron de alta), porque ya sabía que iba para mi casa a ver a mi familia y a mi bebé, que de hecho lo encontré dormidito, entonces cuando se despertó se quedó extrañado pero luego me reconoció”, contó.

Tras su salida del hospital, Karina deberá de seguir con un proceso de citas para que siga con la recuperación -que es lenta- pero que podrá llevar en casa, al lado de su familia y de su bebito a quien extrañaba mucho.

Adrián Galeano Calvo

Periodista

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.