Karol Espinoza.15 noviembre, 2018
McDonald no estaba en la Tricolor desde hace casi tres años. Alejandro Gamboa.
McDonald no estaba en la Tricolor desde hace casi tres años. Alejandro Gamboa.

Jonathan McDonald, delantero de Alajuelense, tendrá el chance de vestirse con la chema de la Sele este viernes, a las 6:15 p. m., ante Chile, tras más de tres años sin ser convocado a la Mayor.

Este hecho tiene muy feliz a Jasper McDonald, papá del segundo goleador histórico de los rojinegros, al punto que el lunes se irá a Perú, sede del segundo fogueo de la Nacional para echarle porras al segundo de sus tres hijos.

“Posiblemente nos reunimos este viernes (en familia para ver el amistoso ante Chile) y el segundo (fogueo), primeramente Dios, todo está para ir a Perú el lunes, voy con un amigo y un amigo de infancia de Jonathan”, contestó el feliz papá.

Jovencito
31 años recién cumplidos tiene McDonald.

Don Jasper señaló que nada más estaba esperando la lista para hacer el viaje y que el plan original era estar este viernes en suelo chileno, sin embargo, por un asunto de presupuesto solo irá a suelo inca, donde también debe estar dos días en Lima, por asuntos de trabajo.

“La última vez que vi a Jonathan jugando fuera del país fue en Suecia”, señaló el pastor de una iglesia.

A McDonald le ha tocado llevar palo por sus acciones en la cancha. Rafael Pacheco
A McDonald le ha tocado llevar palo por sus acciones en la cancha. Rafael Pacheco

Don Jasper atendió a La Teja para hablar de la convocatoria de su hijo, de los años que pasó sin ser tomado en cuenta por el entrenador de la mayor, entre otros temas.

–¿Cómo han tomado en la familia la convocatoria de Jonathan a la tricolor?

–Sentimos que la justicia o lo justo llegó, es el sentimiento nuestro como familia. Sorprendidos no estamos porque es algo por lo que Jonathan ha trabajado por años y era merecido desde hace mucho tiempo.

–¿Solo aquí pasa que al goleador del torneo no lo convocaban a la selección?

–Antes del Mundial de Rusia, el promedio de gol de él lo ponía como el goleador número seis del mundo sobre grandes figuras mundiales y, sin embargo, eso no fue suficiente, uno supondría que había otros mejores.

–¿Cree que se le cobraba a Jonathan la parte extrafutbolística?

–Si alguien se lo cobró, posiblemente esa persona nunca jugó fútbol, nunca oyó de fútbol, nunca vio fútbol, ya que a nivel mundial se han dado casos peores (de expulsiones) y entonces el Real Madrid no habría tenido a un entrenador tricampeón de Champions League.

Si lo hubieran medido o, como se dice o se piensa que midieron a Jonathan, entonces Zidane no hubiera podido ser entrenador (del Madrid), porque recuerde que fue expulsado en una final de un Mundial (en Alemania 2006, ante Italia, por darle un cabezazo en el pecho a Marco Materazzi), y hoy es el flamente técnico tricampeón de Champions.

Entonces, supongo que si a Jonathan alguien lo midió de esa manera, esa persona nunca jugó o vio fútbol.

O Luis Suárez, delantero del Barcelona, debería estar en la cárcel (por los mordiscos a los rivales y el que le mandó al italiano Chiellini, en Brasil 2014).

Varios jugadores de la Sele fueron expulsados e igual siguieron estando ahí.

“A veces me cuesta creer que a (Jonathan) le estén cobrando algo”, Jasper McDonald, papá del delantero Jonathan McDonald.

–¿Usted perdió la fe en algún momento de ver a su hijo en la tricolor?

–La fe siempre ha estado intacta, para Brasil, Rusia, porque todo ese tiempo (Jonathan) ha hecho los méritos deportivos y extradeportivos con relación a otros (futbolistas) a nivel nacional y mundial, entonces teníamos claro que algún día, aunque tuviera noventa y nueve años, lo iban a convocar.

Si tomamos en cuenta, cuando él estuvo en la sub veinte fue todo bien ahí, todo salió bien, se notó en el Mundial (Juvenil de Canadá 2007), en la eliminatoria estuvo con (José Miguel) Cubero, con Kendall (Waston), con (Esteban) Alvarado y todo normal.

Lamentablemente, la palabra rendimiento no se puede usar aquí (para determinar la convocatoria de un futbolista a la Sele), pero si todo camina bien para Jonathan en su club, tenemos claro que hasta Catar (2022) serán sus últimos partidos.

–¿Qué ha hablado con su hijo, qué le ha aconsejado para estos juegos con la mayor?

–Casi no hemos hablado, antes de irse hablamos un poco, después de ahí no hay que hablar más, él sabe bien lo que tiene.

–¿Qué espera del juego ante Chile?

–Chile es un equipazo, no fue al Mundial por fatalidades, pero es un equipazo, están en su casa.

Nosotros venimos entre la confusión de un técnico interino y uno oficial, el jugador está entre (el dilema) de si le hago caso a mi papá o a mi mamá, a la maestra o a mi papá.

Lógicamente será un ambiente complicado, básicamente para los nuevos, entonces súmele que no han ganado (desde junio), el mismo entrenador no sé si está pensando si seguirá como asistente...

Es un partido complicado en todos los sentidos, se juega mucho, los jugadores más viejos pensando si van a convencer al nuevo (entrenador), si voy a matarme yo; no sé cómo será la situación ahí.

No va a ser solo el juego, sino el entorno que tiene cada jugador.

–¿Cómo cree que va Jonathan a estos partidos?

–Va con la actitud de que no va a inventar, va a ir a hacer lo que vieron que puede hacer, no va a ir a inventar lo que ya está inventado.

Si se sostiene ahí, tiene más posibilidad de irle bien, no que quiera hacer mañana (viernes), lo que no se ha hecho en tres años.

–¿Le da miedo que el carácter le juegue una mala pasada?

–El temor siempre permanece para uno como padre de que se lesione, los golpes, de que el club lo deseche; siempre hay un temor en un sano sentido.

Él está en la selección por el carácter, hay cosas que se hacen o se dicen y, uno que jugó, sabe que son cosas bastante cercanas a la realidad en un deporte de contacto.

“El codazo a David Guzmán (en la final de mayo del 2014, ante Saprissa), cuando lo fui a recoger, Jonathan me dijo: ¿quién quiere perderse una final?”, Jasper McDonald, papá de Jonathan McDonald.
El otro lado de las expulsiones
Don Jasper McDonald ve justo el llamado de su hijo a la Tricolor. John Durán.
Don Jasper McDonald ve justo el llamado de su hijo a la Tricolor. John Durán.

Hay quienes creen que McDonald no era convocado a la Sele, especialmente en los tiempos del extécnico Óscar Ramírez, por las expulsiones que sufrió en juegos importantes con la Liga y debido a eso mejor lo descartó, evitando que pasaría lo mismo en la mayor.

Sin preguntárselo nosotros, don Jasper quiso hablar de expulsiones específicas sufridas por su hijo y empezó con la de mayo del 2014, en Tibás, cuando le mandó un codazo al morado David Guzmán, la Liga se quedó con un jugador menos en apenas 12 minutos de juego y, finalmente, perdió esa final.

"Nadie se lo ha preguntado a Jonathan, pero él dice que pensó en saltar, que en el salto iba a chocar hombro a hombro con Guzmán y para su desgracia, Guzmán brincó después que él y ahí lo golpea con el codo.

“Después, en un clásico este año, por temor a que Henry Bejarano lo expulsara si él tocaba a Yostin Salinas, Jonathan no se cubre la cara y le quebraron el pómulo, incluso, estuvo varios partidos sin jugar y debió usar una máscara. En Limón le hacen seis puntadas en la barbilla y le muestran tarjeta amarilla”, indicó don Jasper.

Para él, el recuerdo del tacazo que le manda su hijo al extibaseño Andrés Imperiale, en el juego de vuelta de la final de diciembre del 2015, es algo que le hubiera encantado no se diera, aunque recuerda que en ese juego se venían dando roces y siempre al único que se sanciona es al manudo.

“Está última (expulsión) con (Henry) Bejarano (el 28 de octubre de este año) fue el mayor descaro que he visto en todo lo que he visto del fútbol, súmele que si lo castigaron a Bejarano es porque hizo algo malo y, ¿por qué castigaron al que no hizo nada?”, señaló sobre la tarjeta mostrada al delantero manudo por supuestamente encararse con Rudy Dawson, pese a que eso no pasó así.