Karol Espinoza.10 marzo

Alajuelense vive días muy complicados debido a los malos resultados y a su posición en la tabla de clasificación, por lo que la afición busca responsables, mientras la directiva trata de enfriar la situación a pesar de que a muchos fiebres manudos se les agotó la paciencia después de caer goleados 3-0 en San Carlos.

El título 30 se se les niega a los erizos desde diciembre del 2013 y ahora se ve más lejana que nunca. Los responsables son muchos y es un hecho que los manudos recogen los frutos de tener a una directiva sin conocimiento deportivo desde el 2016 y la cual es liderada por el abogado Fernando Ocampo, quien en la parte económica ha intentado arreglar la cosa, pero en lo deportivo se la ha pelado.

Todo pintaba bonito

Ocampo llegó al fútbol con un perfil que se salía de las características habituales para los presidentes del fútbol tico.

Hubo mucha expectativa con la llegada de Ocampo a la Liga, sin embargo, el puesto le ha quedado grande. José Cordero
Hubo mucha expectativa con la llegada de Ocampo a la Liga, sin embargo, el puesto le ha quedado grande. José Cordero

Él es abogado, profesor universitario, exviceministro de Comercio Exterior, atleta y máster en Política Económica graduado en Inglaterra. Con ese currículum cualquiera se deslumbraba.

Sin embargo, su gran debilidad fue meterse a un mundo que no conocía bien, a pesar de su gran afición por Alajuelense. Para colmo se acompaó de gente que tampoco era muy ducha en el tema.

55 jugadores habían salido en Alajuelense entre el 2015 y noviembre del 2017.

Ocampo se metió entre ceja y ceja el tema del centenario, al punto que su grupo se llama “La Liga del Centenario”. La idea lo atrapó, así que decidió reforzar el club para este torneo con jugadores como Marco Ureña y Esteban Alvarado; el primero está lesionado y no ha anotado, mientras Alvarado ni siquiera debutó y pidió ser separado.

En una entrevista con La Nación, el presi erizo reconoció que la gerencia deportiva y el extécnico Luis Diego Arnáez pidieron a un jugador por línea, un argumento que deja mucho que pensar cuando estaba claro que la defensa y los laterales eran el punto débil del club desde el torneo anterior.

Muchos también se preguntan cuál ha sido el papel de Javier Delgado como gerente deportivo, puesto al que llegó sin experiencia previa en enero del 2018. Él trajó a Allan Miranda, jugador criticado por su trabajo.

Cara inexperiencia

Ocampo aterrizó en la Liga acompañado por Sebastián Trigueros y Federico Calderón, quienes no tenía experiencia en el mundo del fútbol.

Los acompañaron Guillermo Cornejo y Manrique Lara, quienes estuvieron en directivas anteriores, pero el primero con un perfil muy bajo.

El de mayor experiencia era el exdefensa Pablo Nassar, pero abandonó muy pronto su puesto como directivo y gerente deportivo en noviembre del 2017.

Trigueros, Calderón, Ocampo, Nassar, Cornejo y Lara llegaron a la directiva en diciembre del 2016 con el grupo La Liga del Centenario. Diana Méndez
Trigueros, Calderón, Ocampo, Nassar, Cornejo y Lara llegaron a la directiva en diciembre del 2016 con el grupo La Liga del Centenario. Diana Méndez

Desde su llegada, la junta quiso dar un golpe de autoridad al nombrar al entrenador al español Benito Floro y para convencerlo le ofrecieron ser gerente deportivo y técnico en un “proceso” de 8 meses que dejó a la Liga sin clasificar en el 2017 y sin sacar jugadores de la cantera.

Floro llevó a futbolistas sin cartel como Din John Arias, Seemore Johnson, Bryan López, entre otros, pero cuando la Comisión Técnica criticó las contrataciones tres de sus miembros terminaron renunciando (Álvaro Mesén, Gerardo Chavarría y Harold Wallace), al indicar que no eran escuchados.

Ocampo se hizo un experto en explotar la emotividad, por lo que le apostó a Delgado en la gerencia deportiva y le tiró la brasa a Wilmer López, tras la salida de Floro y lo quemó.

Luego pulseó contratar a Jorge Luis Pinto, pero el cafetero dijo no.

Después trajó al uruguayo Rubén Israel, entrenador que no estuvo ni 15 días en Alajuela y jaló por un aparente problema de salud, por lo que dejaron el club en manos del preparador físico Nicolás dos Santos, que tampoco pegó.

De nuevo, la directiva echó mano del sentimiento manudo y trajo a Arnáez para dirigir cuatro partidos y, como no le fue mal, lo dejaron para el Apertura 2018. Sin embargo, Arnáez falló en momentos importantes, no pudo aguantar una ventaja de cuatro puntos en el liderato, cayó ante Herediano y Saprissa y fue eliminado en penales por el Team, en la final de la segunda fase.

Al Flaco se le cuestionaron sus planteamientos, pero la dirigencia lo mantuvo para despedirlo en el inicio de este torneo.

Lo del sábado en San Carlos fue el punto final para las malas decisiones que se han tomado en la Liga en los últimos años. Rafael Pacheco.
Lo del sábado en San Carlos fue el punto final para las malas decisiones que se han tomado en la Liga en los últimos años. Rafael Pacheco.

Al capítulo “El centenario” hay que agregarle la llegada de Hernán Torres, sin embargo, no se encontró el equipazo que le habían pintado y el sábado botó el tapón al expresar su molestia por no poder trabajar como él desea y tener tantos lesionados.