Deportes

Noche de espanto para el Monstruo en La Cueva

Este jueves se cumplen 15 años del triunfo histórico del Brujas ante Saprissa en el Ricardo Saprissa

Saprissa tendrá que romper este jueves, a las 8 p. m., el embrujo que lo tiene atado y que le impide ganar cuando juegan un 31 de octubre.

Los morados recibirán al Olimpia de Honduras por la vuelta de semifinales de la Liga Concacaf con una desventaja de 2-0 que consiguió la semana pasada en suelo catracho, en un juego en el que mostraron su peor cara desde que son dirigidos por el técnico Wálter Centeno.

La cosa no pinta fácil, no solo por el marcador, sino porque la historia dicta que cuando los morados juegan la noche de brujas Saprissa suena y los datos les para las pelucas a los morados, ya que perdió 3-2 ante Barrio México en el 2010 y cayó 3-1 ante el desaparecido Brujas, en el 2004, mejenga en la que David Diach se fue de doblete. Verny Wright cerró la cuenta por el cuadro brujo.

El triunfo del Brujas se recuerda mucho por lo que significó y este jueves cumple 15 años de haber ocurrido. Para hablar del tema buscamos al exdelantero David Diach, quien esa vez fue una de las estrellas en el triunfo de los escazuceños.

De entrada nos explicó que tiene muy presente la fecha, pues muchas amistades se la han recordado cuando se cumplieron cinco, diez años y ahora.

“Fue uno de los partidos más hermosos esa noche de brujas. Saprissa tenía un equipazo, uno de los mejores y nosotros teníamos un equipo muy compacto, con jugadores de gran nivel que terminaron jugando en clubes grandes”, señaló Diach.

El exdelantero puso la asistencia para el primer gol y anotó los otros dos. En broma asegura que los tres pepinos fueron suyos porque en el primero cabeceó y el portero José Francisco Porras le sacó la pecosa, pero el rebote lo terminó empujando Wright.

Brujas era dirigido por Manuel Keosseián y empezó perdiendo con un gol de Álvaro Saborío, al minuto 20; sin embargo, Diach entró de variante junto a Kervin Lacey y cooperaron para conseguir los goles a los minutos 74, 78 y 91.

"Teníamos un equipo muy bueno, con futbolistas como Rodrigo Cordero, Kervin Lacey, Leandro Gobatto, Jairo Arrieta, Keylor Soto, Berny Peña y Alexánder Jara (portero), que estaba en la Sele y hacía goles de tiro libre.

“Creo que ese día Jara paró cinco o seis remates de Saprissa. Nosotros ganamos con diez hombres porque a Peña lo expulsaron al minuto seis del segundo tiempo”, contó Diach con orgullo.

En estos 15 años, el locazo exgoleador ha visto videos de ese juego porque la afición los postea en redes sociales o él los busca.

“Fue una noche espectacular, entré de cambio junto con Kervin y le dimos vuelta al partido”, indicó Diach, quien aseguró no creer en brujas, pero piensa que esa mágica noche se debió al buen planteamiento y el talento de sus compañeros.

“Siempre he pensado que mi papá (Lloyd Diach McDonald), que está en el cielo, metió una manita especial. Él murió en el 2001 y era un gran aficionado que siempre confió en mí”, indicó el ahora integrante del programa “La Platea”, del canal TD Más.

Diach cuenta que al día siguiente fue y buscó los periódicos y hasta recuerda con claridad todo lo que se publicó.

“Siempre guardé todos los comentarios buenos que publicaban de mí, los malos no. Creo que había una portada que decía: ‘¿Cuál embrujo? ¡A puro coraje!, con diez hombres, Brujas gana a Saprissa’. Ellos tenían un récord de partidos sin perder”, señaló en referencia a los 38 juegos y dos años y dos meses que sumaban en ese momento los tibaseños sin tropezar en casa.

Curiosamente, en aquel Saprissa jugaba Paté Centeno, ahora entrenador morado, y quien tratará de acabar este jueves con el hechizo que le impide al Monstruo espantar las brujas durante la noche de Halloween.

Sobre la serie de los morados ante el Olimpia, el actual asistente técnico del equipo de Naranjo reveló que, como tico, espera que los tibaseños clasifiquen a la final del torneo, así que desea que le den vuelta al marcador, pese a que espera a un equipo hondureño tirado atrás debido a la ventaja de dos goles.

Si Paté consigue la victoria, meterá al Sapri en la final de la Liga Concacaf y conseguirá que el Monstruo deje de tenerle miedo a las brujas.